Buscar
  • SecondHome

Wabi-Sabi

Actualizado: abr 27

Encontrar belleza en las imperfecciones.


Este concepto japonés se basa en la aceptación de que: nada dura para siempre, nada está terminado, nada es perfecto, y eso es algo bueno.

Es una manera de ver la vida. Celebra los estragos del tiempo.

Las abolladuras y los arañazos que llevamos son recordatorios de la experiencia. Eliminarlos sería ignorar las complejidades de la vida.

Retener lo imperfecto, reparando lo que está roto y aprendiendo a encontrar la belleza en las fallas...


Las palabras «wabi» y «sabi» no tienen una tradución sencilla. Inicialmente «wabi» era un concepto que tenía que ver con la soledad, con el hecho de vivir en la naturaleza y lejos de la sociedad, mientras que «sabi» es un concepto relacionado con lo «frío», «flaco» o «marchito». Sin embargo, estos conceptos fueron evolucionando a lo largo del tiempo hasta alcanzar el significado actual. Así, «wabi» es ahora la representación de la simpleza rústica, la elegancia subestimada, la frescura o la quietud mientras que «sabi» es la belleza o la serenidad que aparece con la edad, cuando la vida del objeto se hace evidente en su desgaste o en los arreglos visibles.


Dicho punto de vista está frecuentemente presente en la sociedad japonesa, en forma de elementos de aspecto natural o rústico que aparecen en los objetos cotidianos o en algunos elementos arquitectónicos.

El wabi-sabi combina la atención a la composición del minimalismo, con la calidez de los objetos provenientes de la naturaleza.


El wabi-sabi ocupa la misma posición en la estética japonesa que en Occidente ocupan los ideales griegos de belleza y perfección.


Andrew Juniper afirma que:

Si un objeto o expresión puede provocar en nosotros una sensación de serena melancolía y anhelo espiritual, entonces dicho objeto puede considerarse wabi-sabi.

Richard R. Powell lo resume diciendo que:

Ello (el wabi-sabi) cultiva todo lo que es auténtico reconociendo tres sencillas realidades: nada dura, nada está completado y nada es perfecto.


Aunque esta filosofía puede ser apreciada en muchos aspectos de la vida, pocas cosas pueden capturar la esencia del wabi-sabi mejor que la cerámica japonesa, donde los objetos con mayor valor usualmente están agrietados, descoloridos, e incluso incompletos. Un claro ejemplo del wabi-sabi es el arte del kintsugi, donde la cerámica agrietada es reparada usando laca de oro como forma de mostrar la belleza en el daño, en lugar de esconderlo.





17 vistas

+598 94 652 391 +598 94 970 223

Punta del Este, Uruguay

©2018 by second home. Proudly created with Wix.com